viernes, 18 de julio de 2014














Con la viñeta que he hecho esta semana para Ecoescritura me voy a 
despedir hasta finales de agosto o principios de septiembre.

Tenía pensado despedirme de vosotr@s con un interesantísimo y larguísimo 
discurso pero... lo he perdido, sí, ahora mismo no lo encuentro por ninguna parte. 





(Qué mentiroso soy).



(Lo cierto es que no lo he perdido).



(Lo cierto es que se lo ha comido una cabra).



(Sí).



(Dominguita).



(La cabra se llama Dominguita).



(Eso es lo cierto: mi discurso de despedida se lo ha comido la cabra Dominguita). 



(Sí sí sí).



(Y llegados a este punto quizá alguien se pregunte...)



(¿quién es la cabra Dominguita?)



(Y yo estaría encantado de responder).



(Pero no puedo).



(No).



(No no no).



(¿Y por qué no puedo?)



(Pues porque tenía preparado un discurso para presentar a la cabra Dominguita...)



(...pero alguien se lo ha comido).



(Sí).



(Y ya sabéis quién se lo ha comido).



(Sí sí sí).



(La cabra Dominguita).








Así que hoy no hay discursos...







...ni ná de ná.







¡Hasta luego!






:-)




jueves, 17 de julio de 2014














(Ya lo veis, este bandarra llamado Cactus hace meses que no se 
dignaba a asomar sus púas por aquí y hoy viene para decir solo eso).




(Yo que pensaba que venía para hablar conmigo de política internacional, 
o de lo bien que le sientan los tangas de pinchos a Rajoy, o de lo mal que está 
el tema del riego sanguíneo en los cerebros de nuestros gobernantes, o de la 
absurda y desesperante pasividad —por no decir complicidad— de la gran 
masa cobarde de ciudadanos que sigue siendo eso, la gran masa cobarde).



(Pero no).



(Este bandarra llamado Cactus ha venido para dejar su mensaje de 
paz, de cariño y de amor y luego se ha ido otra vez 
haciendo surf en las dunas del desierto).



(Y aunque no me gusta darle la razón...)



(...esta vez tengo que darle la razón).



(Hace bien, hace bien).





(Qué culpa tiene él de la política internacional, del tanga de pinchos 
de Rajoy, de la falta de riego sanguíneo de los gobernantes de 
turno o de la gran masa tonta y cobarde).




(Él es solo un Cactus).




(Y los Cactus prefieren hacer surf en las dunas del desierto antes que 
ocuparse de las hijoputeces que segregan esos animales llamados...)



(Pero mejor no digo nada más).





(Mejor me voy un rato a surfear con el Cactus por las dunas del desierto).





:-)








sábado, 12 de julio de 2014